Portada del sitio > Udelar en bicicleta > LA ESCALA HUMANA, LA RED Y LA ESCALA HUMANA

LA ESCALA HUMANA, LA RED Y LA ESCALA HUMANA

Lunes 18 de septiembre de 2017, por Cata Lina

Parece que nos toca la escala humana. Parece que quienes creamos la ciudad nos olvidamos de para quién fue creada y que ahora descubrimos que es la escala, la nuestra, la de los humanos, la que nos va a permitir desear nuevamente querer vivir en nuestra ciudad.
Nuestra ciudad tiene espacios de diversos caracteres, pero principalmente tenemos dos dominios, los de carácter privado, padrones con viviendas, industrias, comercios, grandes superficies, rurales, sub-urbanos, etc. y los públicos: las plazas y parques, los edificios públicos, las ramblas, algunas orillas, las veredas, las calles… Es en este último espacio, que se conforma como una red, donde el dominio teórico y el dominio real del espacio se encuentra en permanente tensión. La calle en sí misma es de carácter público, "todos podemos circular por ella", "todos la pagamos mediante nuestros impuestos"... "la calle es de todos"... pero si todos la pagamos, y es de todos, ¿por qué ella es dominada por micro-lotes de espacio privado no arraigados, que son las cápsulas sin sitio, que son los vehículos privados?
Con esta reflexión la idea no es ir en contra del vehículo privado en sí mismo, sino preguntaros la pertinencia de su uso, dentro de la ciudad consolidada y con servicios, y poner en consideración, su predominancia en el espacio público.
Cómo es posible que la red pública más valiosa que tenemos en la ciudad, sea invadida por partículas contaminantes y sonidos y situaciones peligrosas generadas
mediante elementos de carácter privado…
Asociado a los dominios de los espacios públicos, podemos diferenciar las redes principales y sus redes secundarias de movilidad de la ciudad. Hoy es más sano, viajar por las redes secundarias, con más subidas, con peor pavimento, con
recorridos más largos, tanto para ir en bicicleta o caminando en cualquier tipo de transporte activo, que ir por las redes principales que nos brindan hostilidad física y
psicológica en general, ya que no hay espacio para la diversidad de medios de transporte. Pero no debemos perder la red, ni la principal ni la secundaria. De hecho la red que sirve es aquella que tienen un gran entramado conectado y no hay
vacíos de comunicación.
La red se forma por las líneas y los nodos. Las líneas son simples, rectas en general, son tramos. En los nodos se encuentra la interacción, el cruce de tramos, de información, que generan nuevas situaciones. En algunos nodos encontramos
pequeños puntos singulares, algunos de ellos son espacios públicos de pequeña escala que cualifican la trama, la diferencian, la tematizan y valoran. A su vez se escala y se encuentran nodos de mayor escala, como grandes parques y plazas e infraestructuras que complejizan aún más la red.
Si estos pequeños espacios que tematizan la red, se pudieran multiplicar, si tramos de la red pudieran ser tramos de interacción, corredores de poder desconcentrado, espacios de esparcimiento, pequeños comercios y apoyo local mediante la compra a pequeña escala, y uso del propio espacio público que comprende la calle, la ventana, el banco de una pequeña plaza, el jardín público de la vereda, entonces, nos encontraríamos en una red a escala humana.

Documentos adjuntos

Comentar este artículo