Portada del sitio > Buenas ideas > Francesco Tonucci: Bicitante Ilustre de la ciudad de Montevideo

Francesco Tonucci: Bicitante Ilustre de la ciudad de Montevideo

Martes 23 de octubre de 2018, por Adrián Santos

En el día de ayer varios colectivos ciclistas y amigos del pedal pudimos entregarle a Francesco Tonucci la distinción de "Bicitante iIlustre de la ciudad de Montevideo".
La distinción fue concebida como un homenaje/reconocimiento de los ciclistas urbanos organizados de Uruguay a aquellas personas, no residentes en el país, que hubieran realizado una actividad relevante de promoción del ciclismo urbano y de la transformación de las ciudades.

Francesco Tonucci llegó a Montevideo, respondiendo a una invitación de la Secretaría de Educación para la Ciudadanía de la Intendencia de Montevideo, que lleva adelante el Parlamento de Niños, Niñas y Adolescentes. La referida Secretaría se adhirió a la red que conduce Francesco Tonucci para promover mayor participación de niñas y niños con opiniones, ideas y acciones, y que además que sean agentes de cambio en su ciudad.
En conjunto con la Secretaría de Infancia, Adolescencia y Juventud brindó una conferencia gratuita sobre la participación de niñas y niños en la ciudad.

Nacido en Fano, Italia, en el año 1940. También conocido por el seudónimo "Frato", es un pensador, psicopedagogo y dibujante italiano. Es autor de numerosos libros sobre el papel de los niños en el ecosistema urbano y de artículos en revistas italianas y extranjeras.
El libro sobre "La ciudad de los niños" es un experimento que realizó Tonucci en la ciudad de Fano, en la costa sin mar de Italia, hogar de nacimiento de su amigos y mentores Marco Piñeirini y Daniele Pousini. Este libro pretende criticar la forma en que las ciudades están estructuradas; aconseja que las ciudades sean estructuradas y creadas pensando en los niños, en cierta medida "protegidos" por el resto de la población. Tonucci se basa en que la escuela debe tener en cuenta las experiencias vividas por los alumnos en su vida cotidiana y utilizarlo en clase. Otra base es la utilización de estas experiencias para elaborar investigaciones y “dar a luz” una respuesta que será aprendida mediante la práctica.
Como pedagogo de gran relevancia Tonucci critica la escuela actual y propone varias modificaciones tanto en la escuela como en su forma de trabajar. Sus ideas principales son;
* Dejar tiempo a los niños por las tardes para que hagan cosas diferentes y luego tengan temas de conversación para hablar en clase. Esto requiere no mandar demasiados deberes, ya que pasan suficiente tiempo en el aula.
* Darle más poder y libertad a los niños; que éstos sean el centro de formación contando sus experiencias. Tonucci defiende esta idea en una entrevista publicada: “si los niños participan activamente en la gestión y en la toma de decisiones escolares, como la estipulación de las reglas que se aplicarán en los recreos, el niño no se sentirá esclavo, sino un ciudadano libre y soberano, uno de los objetivos que debe perseguir una escuela democrática”.
* Tonucci apoya el uso de la lectura en voz alta de los libros en clase.
* Sostiene que los niños no son recipientes vacíos que hay que llenar de conocimientos; éstos tienen sus propias vivencias y formas de pensar. Hay que escucharlos y crear entre todos el conocimiento. También son capaces de mantener su concentración durante un buen rato en un juego, pero esto no interesa a la escuela; porque no ayuda a elaborar lógicamente los datos. Tonucci explica que en la escuela se debe tener más en cuenta el divertimento.
* Afirma que si nos centramos en lo que se sabe hacer, más que en lo que no somos capaces de llevar a cabo, tendremos niños más motivados y menos frustrados que ayudarán a un futuro a crear personas más seguras de sí mismas.
* El profesorado de este tipo de escuela debe ser capaz de promover todas estas ideas, apoyar el trabajo en grupo e incluir a la familia, la cultura… en la escuela.

Hay muchas más nociones sobre cómo debería de ser la escuela según este autor, pero lo que está claro que la escuela debería crear personas que fueran capaces de respetarse, ser individuales, libres, tener sus propias opiniones, personas menos frustradas y más decididas a formar sus capacidades. La escuela debería de ser más abierta a las opiniones de los niños, crear el conocimiento entre docentes y discentes. Estas ideas colaboran para crear una ciudadanía más completa, competente y mucho más colaboradora en muchos aspectos. Esta idea serviría para mejorar el hoy y crear un futuro mejor.

También porque propone adoptar el punto de vista de la infancia para orientar un cambio radical en el modo de concebir la ciudad y los espacios públicos, sobre la hipótesis de que, si logramos que la ciudad se adapte a las necesidades de los más débiles, habremos logrado una ciudad adecuada para todas las personas. La ciudad actual no está hecha para los niños, y los adultos lo ocultamos creando parques, ludotecas, zonas de juegos reservados donde poder controlarlos sin dificultad.

"Superado, antiguo y, sobre todo, insoportable", son los calificativos que Francesco Tonucci otorgó al coche privado durante una intervención en la jornada específica sobre caminos escolares seguros, desarrollada en el marco de las primeras Jornadas de Reflexión y Debate sobre Movilidad Sostenible que organizó el Área de Movilidad del Ayuntamiento de Palma.

Tonucci explica que la mejor manera de formar las generaciones futuras es proporcionar experiencias, las que luego reportan a quien las vive un retorno que estimula su educación, sociabilización, sensibilidad, astucia, etc. Estas son las oportunidades perdidas cuando decidimos aislarnos en el coche privado en busca de una supuesta seguridad que las estadísticas, en los estudios que maneja Tonnucci, han presentado como hipotética e incluso falsa. Hay que replantearnos nuestros desplazamientos como una oportunidad de hacer ejercicio disfrutando de una experiencia educativa y de convivencia, con la seguridad de que en muchos casos es posible y que salimos ganando nosotros mismos y nuestro entorno más inmediato.

Una ciudad de las personas y para las personas.

Es así que ayer pudimos cumplir con la tarea de agradecerle a Francesco Tonucci por su actividad.
Anteriormente, el Intendente de Montevideo, Ing. Daniel Martínez, a nombre de la ciudad distinguió a Francesco Tonucci como Visitante Ilustre de Montevideo.

Gracias a la gentileza de la Secretaría de Infancia, Adolescencia y Juventud, pudimos hacerle entrega de la distinción. Previo a la entrega de la misma le transmitimos a nuestro visitante las causas que lo hicieron para los colectivos y amigos merecedor de la distinción:

"Francesco Tonucci “Frato”:
Los colectivos ciclistas y afines al pedal, de esta ciudad de Montevideo quieren hoy reconocer su aporte para la imaginación y construcción de ciudades apropiadas para las infancias.
Su presencia en nuestra capital, nos motiva para entregar por segunda vez el título de “BiciTante Ilustre de la Ciudad de Montevideo”, a través de esta escultura que es el resultado del trabajo cooperativo de muchas de nuestras compañeras y compañeros.
Sus ilustraciones han expresado mucho de lo que sentimos al rodar por estas calles y nombra gran parte de nuestras utopías. Han sido una invitación a desafiar el miedo, a volver a las calles y hacerlas nuestras.
Una ciudad pensada para la infancia, es una ciudad más libre, más integradora, más justa.
Es la ciudad que deseamos.

Francesco, gracias por visitarnos
!Que la ciudad sea el lugar para el encuentro!

Fuentes:
https://es.wikipedia.org/wiki/Francesco_Tonucci
http://www.montevideo.gub.uy/noticias/infancia-y-adolescencia/francesco-tonucci-en-montevideo
https://www.ciudadesporlabicicleta.org/2016/12/22/francesco-tonucci-y-el-insoportable/

Comentar este artículo